Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste

El Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste inicia su andadura el 17 de julio del 2004 y es gestionado por la Asociación Mercado del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste, asociación sin ánimo de lucro que se encuentra inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones con el nº 6194. El domicilio social está en la calle Asuncionistas número 6, en la Villa de Tegueste, y cuando se constituyó lo hizo con 33 socios.

La Asociación aglutina, en sus inicios, multitud de labores del sector primario que van desde la agricultura hasta la repostería, pasando por los apicultores, los queseros, los transformadores de pescado, ganaderos, los panaderos, los dedicados a la floricultura, plantas y los artesanos.

El Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste, que cuenta con 34 puestos de venta, es una infraestructura para la comercialización de la producción local en el mercado interior. Pero no es simple y llanamente esto, es también un punto de encuentro entre productores y consumidores para potenciar la soberanía alimentaria y el derecho ciudadano a una alimentación sana. Una prolongación del mundo rural para la exposición y venta en origen de productos de la tierra que resultan de la pervivencia y desarrollo actualizado de la cultura agraria, especialmente de las medianías; donde los pequeños agricultores, ganaderos, artesanos, reposteros y pescadores, de forma participativa, sin dejar de ser lo que son, presentan una oferta de calidad, con garantías de seguridad alimentaria, directamente a los consumidores, de productos frescos que cultivan o elaboran, a unos precios justos y competitivos.

El mercadillo abre sábados domingos, de 8.00 a 14.00 y se encuentra cerca de la carretera TF-13 La Laguna-Punta del Hidalgo, detrás de la estación de servicios Tgas, en el número 6 de la calle Asuncionistas, muy cerca del casco histórico del municipio, frente a la Casa y Finca de los Zamorano.

Su ubicación, cerca del casco histórico de Tegueste, permite el acceso directo de todas las personas, incluidas las de movilidad reducida, pues está acondicionado especialmente para ello. Además, tiene la ventaja de contar con una zona amplia de aparcamientos.

Para más información acceder a la sección contacto.

Historia de la construcción del Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste

El Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste abrió sus puertas el 17 de julio de 2004 con un total de 28 puestos ocupados y repartidos de la siguiente manera:

  • 11 Agricultura convencional
  • 2 Agricultura ecológica
  • 1 Flores
  • 1 Plantas
  • 1 Quesos
  • 1 Salazones de pescado
  • 2 Panaderías
  • 2 Repostería
  • 1 Vinos
  • 1 Artesanía cestería
  • 1 Artesanía cerería
  • 2 Artesanía calados
  • 1 Licores artesanos
  • 1 Artesanía Ganchillo

Estos puestos que se ocuparon inicialmente se combinaban con otros de artesanía que tenían carácter eventual, entre ellos: 2 de cerámica, 1 de vidrio, 1 de tejidos, 1 de pintura sobre tela, 1 de manualidades, 1 de ganchillo, 2 de bisutería de plata y 1 de artesanía de palma.

El Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste arrancó con unas infraestructuras muy distintas de cómo hoy lo conocemos. Su terraza superior contaba únicamente con dos zonas habilitadas y no existían las pérgolas que protegen del sol y la lluvia que hoy están. Tampoco se encontraba el parque infantil, ni la “Cocina de aquí”, ni siquiera el porche que resguarda la zona de la cantina.

El acceso al Mercadillo sólo se podía realizar por la calle Asuncionistas debido a que la calle Ramírez no estaba operativa.

Con el paso del tiempo y el aumento de la afluencia de público estas instalaciones se fueron adaptando a las necesidades que han ido demandando los clientes hasta conformar lo que hoy es, un espacio abierto, un punto de encuentro en el que a la vez que se realiza la compra de los productos frescos, locales de la comarca se puede disfrutar de su acogedor entorno.

Los terrenos donde se asienta el Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste son propiedad municipal y, con anterioridad, propiedad de la Congregación de Religiosas de la Asunción.

Estos terrenos, el 17 de octubre de 1990, la Congregación de Religiosas de la Asunción efectuó cesión de bienes y compraventa a favor del Ayuntamiento de Tegueste según queda recogido en el acuerdo de Pleno del 17 de septiembre de 1990 y que decía literalmente:

Trozo de terreno donde llaman QUILLAMA, en el termino municipal de tegueste, que mide DOS HECTÁREAS, UN AREA, OCHENTA Y CINCO CENTIAREAS, OCHENTA DECÍMETROS CUADRADOS Y LINDA: al SUR, con el camino de Tejina; al NORTE, con carretera de La Laguna a Tejina; al NACIENTE, con el camino que enlaza la carretera con el camino público de Tejina; y al PONIENTE, con D. Manuel Ferrerira, hasta el eje o mitad del cauce del barranco de la Levadura, con D. Fernando Roig y D. José María Guerra.- Dentro de la finca y rodeada por terreno se halla construida una casa con jardín, cuya parte edificada ocupa una superficie de trescientos ochenta metros cuadrados.

ESTIPULACIONES A.- SEGREGACIONES.- 
La Reverenda Madre Dª María del Carmen Yrizar Olarte, en representación de la “Congregación de Religiosas dela Asunción”, segrega de la finca descrita en el apartado I de la exposición y para ser objeto de la presente, dos porciones, que se denominarán por su identificación como “Porción A” y “Porción B”, que como fincas nuevas e independientes, cuya inscripción separada y especial solicita del señor registrador de la propiedad, se describe así:

  1. PORCION A: TROZO DE TERRENO en el termino municipal de Tegueste, donde dicen “Quillama”, que mide SEISCIENTOS DIEZ METROS, SESENTA DECÍMETROS CUADRADOS Y LINDA: al Norte, con la carretera de Tejina La Laguna, al Sur y ESTE, con resto de la finca matriz; y al OESTE con D. Fernando Roig.
  2. PORCION B: TROZO DE TERRENO en el término municipal de Tegueste, donde dicen “QUILLAMA”, que mide TRES MIL METROS CUADRADOS Y LINDA: al NORTE, con el camino Ramírez; al ESTE, con resto de la finca matriz donde se halla enclavado un estanque y camino de Ramírez; al SUR, con el barranco de la Levadura; y al OESTE; con resto de la finca matriz….”

Con anterioridad a este acuerdo, el 15 de mayo de 1990 la oficina técnica emite informe en el que dice “teniendo en cuenta la oferta presentada por la Congregación Religiosade las Asuncionistas, por la cual se ofrece al Ayuntamiento un terreno de una superficie de tres mil metros cuadrados, situado en la Carretera TF-121de La Laguna a Punta del Hidalgo, por un importe de diez millones de pesetas parece idóneo para la ubicación del Mercado Municipal, siendo el precio ofertado adecuado al valor comercial de la zona……”

La adquisición de los terrenos, mediante acuerdo de Pleno, se hizo destinando parte de un crédito concedido por el Banco de Crédito Local de España a la realización de importantes obras como las del “Mercado Agrícola” destinando a la compra de un terreno con el fin previsto para la construcción del “Mercado Agrícola”.

Una trilladora como vínculo con el agro en Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste

La trilladora que se encuentra en el Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste, un elemento etnográfico característico de su paisaje, fue construida en la Península y enviada a Tenerife en la década de 1930.

La máquina, de grandes proporciones (mide aproximadamente 6,10 metros de largo, 2,5 metros de ancho y 3 metros de alto), fue construida en la fábrica Ajuria, en la ciudad de Vitoria, provincia de Álava.

La fábrica Ajuria se fundó en Vitoria en 1911 por los hermanos Urigoitia y Segundo Aranzabal y consiguieron que en el año 1954 fuera considerada la mayor empresa productora de maquinaria agrícola en España (fabricaron guadañadoras, agavilladoras, segadorasatadoras, trilladoras y cosechadoras) con casi mil empleados. Producían sus propios aceros y poseían energía eléctrica propia con un importante salto en el Ebro. Las factorías estaban en Vitoria y Araya (Álava). Eran muy avanzadas, pero con el tiempo se quedaron obsoletas y sucumbieron, como otras, al avance tecnológico e industria.

Si ahora miramos lo mecanizada que está nuestra agricultura, nos puede parecer que siempre se ha trabajado así, pero hay que remontarse muchos años, siglos, e incluso milenios, para comprender cómo hemos llegado hasta el empleo de esta maquinaria tan moderna.

De la mitad del siglo XVIII a la pasada mitad del siglo XX, se produce una  verdadera revolución en el campo. El aumento de población y la marcha de las gentes de los pueblos a las zonas industriales, exigen del campo una mayor producción. La industria empieza a diseñar y construir un tipo de maquinaria que ayude a conseguir producciones cada vez más grandes.

La utilización de fuentes de energía inanimada por los agricultores europeos del siglo XIX fue un fenómeno limitado, tardío y desigual. En efecto, la única actividad en la que los motores a vapor alcanzaron una implantación verdaderamente importante, excepción hecha de la extracción de agua, fue la trilla de los cereales. La nueva fuente de energía sólo comenzó a ser empleada de manera creciente por los agricultores de Europa occidental, los primeros en hacerlo, a partir de la década de 1850, momento en que algunas empresas de maquinaria agrícola empezaron a fabricar en serie los primeros motores portátiles, o locomóviles, con posibilidad de ser trasladados a los campos y las primeras trilladoras adaptadas a la fuerza de vapor.

La mecanización de la trilla mediante el empleo de fuentes de energía inanimada en España es un fenómeno aún más tardío, pero cuando se intensifica y difunde, a partir de finales de la década de 1920, el proceso es extraordinariamente rápido

La trilladora que se encuentra en el Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste llegó a Tenerife antes de la Guerra Civil, aproximadamente en el año 1934, después de ser adquirida por un grupo de agricultores de La Laguna entre los que se encontraban D. Ángel Arrou, D. Cristóbal Rodríguez y D. Juan P. Alonso. La trilladora fue vendida, posteriormente, a D. José Ramos.

La trilladora se utilizó en los campos de San Benito, donde funcionó hasta la década de los 60 del siglo XX. Con el tiempo fue abandonada en una piconera de El Tablero, donde estaba prácticamente destruida y casi enterrada.

Gracias a la labor del Centro Ocupacional Valle Colino, a través de un proyecto del Cabildo de Tenerife y el Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), la trilladora fue traslada a este centro donde fue restaurada durante unos cuatro años bajo la dirección de los maestros de taller D. Raúl Rodríguez y D. José Barreto. Muchas de las piezas tuvieron que inventarse, ya que los restos rescatados no estaban completos.

El aparato, que los alumnos consiguieron que funcionase, estaba inicialmente destinada a la Finca de los Zamorano, aunque finalmente está expuesta en el Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste.

La trilladora en sí, es toda una joya del patrimonio isleño y se debe destacar la tarea de los profesores y el esfuerzo y empeño de los jóvenes. Este proyecto de rehabilitación formaba parte de la tarea desarrollada en el taller de cerrajería, donde se contó con 15 jóvenes dirigidos por sus monitores que han llevado a cabo este trabajo, con el que se logró rescatar un elemento típico del patrimonio agrícola isleño tradicional.

El Centro Ocupacional Valle Colino tiene su origen en el Centro Ocupacional La Granja, puesto en marcha por el Cabildo tinerfeño en 1978. El Centro Ocupacional Valle Colino, situado en La Laguna, está dedicado a favorecer la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad intelectual mediante la formación y la integración laboral.

Fuente: Extractos de documentos de D. José Ignacio Martínez Ruíz (Universidad de Sevilla) y departamento de prensa del Ayuntamiento de Tegueste.